Lo último

JLD Apokolips War: el gran cierre que se merecía el Universo Animado de DC (CON SPOILERS)

JLD Apokolips War: el gran cierre que se merecía el Universo Animado de DC (CON SPOILERS)

Con el imponente Darkseid de nuevo a la carga, la última película en la continuidad de cintas de animación que se inició con Flashpoint Paradox superó todas mis expectativas. Enfoques muy bien construidos de los personajes de la Liga de la Justicia, la Liga de la Justicia Oscura y el Escuadrón Suicida se sumaron a una trama cruda, que ganó por arriesgarse a ser original. En esta nota, todo el análisis…
Con el imponente Darkseid de nuevo a la carga, la última película en la continuidad de cintas de animación que se inició con Flashpoint Paradox superó todas mis expectativas. Enfoques muy bien construidos de los personajes de la Liga de la Justicia, la Liga de la Justicia Oscura y el Escuadrón Suicida se sumaron a una trama cruda, que ganó por arriesgarse a ser original. En esta nota, todo el análisis…
Por Damián Herrera

Por Damián Herrera

Twitter: @damiherrera Instagram: @damiherrera91

Por Damián Herrera

Por Damián Herrera

Twitter: @damiherrera Instagram: @damiherrera91

Justice League Dark: Apokolips War ya está disponible para el entretenimiento hogareño. La décimo quinta y última película de animación correspondiente a la continuidad que se había iniciado siete años atrás, cuando Barry Allen decidió salvar a su madre de ser asesinada y, así, creo Flashpoint, finalmente llegó a una conclusión con una cinta muy contundente. Guionada por Christina Sotta y Ernie Altbacker, y dirigida por Matt Peters, “La Guerra de Apókolips” estalla en la pantalla, en un montón de sentidos. Por eso, es importante ir por partes en este análisis y no dejar ninguna de las propuestas de los realizadores fuera del recuento. Un recuento, desde ya, muy positivo. Pero veamos por qué…

En cuanto a juzgarla como una película de animación que adapta contenido de los cómics, es justo decir que Apokolips War hay, justamente, demasiado poco que adaptar. Si bien se notan algunos estilos, contextos o ambientaciones de la fuente, Darkseid War, en lo que hace a la trama podemos descartar esa premisa en los primeros minutos. En el brillante arco argumental de Liga de la Justicia, escrito por Geoff Johns y publicado en 2016, los héroes del Universo DC deciden dejar de postergar su ofensiva sobre Darkseid y eso es lo que desencadena los acontecimientos en diferentes instancias y varios frentes, justificando el título de “guerra”. En Apokolips War, se decide pegar un giro de 180° a ese concepto y, aunque todo parece indicar que tendremos el foco en una batalla sin igual, la historia pasa a enfocarse en la reconstrucción de una resistencia después de una completa masacre.

Pero justamente es esa independencia que se toma del material original la que la hace tan disfrutable. Y eso, sumado a tiene la libertad adicional de que ya conocíamos de antemano que iba a cerrar la continuidad de cintas animadas que se inició con The Flashpoint Paradox, en 2013, dan por resultado un espacio muy grande para jugar a ser creativos y presentarnos a los espectadores un relato sobre la debacle final de los grandes campeones de DC. Los ribetes de violencia extrema que se puede permitir un formato de estas características, además, la hacen algo muy cercano al éxtasis definitivo. Apokolips War mezcla un argumento que se arriesga, que nos muestra a los divinos héroes del Universo DC en horas oscuras, con planes tenebrosos y nada cercanos a los motivos de paz y acción solo por justicia a los que nos tienen acostumbrados, con secuencias de lucha despiadada, casi gore, que le dan el toque de realismo intenso que el argumento requiere.

Si en este apartado tuviera que compararla con algún otro material del mundo de los superhéroes, lo haría con el evento Ultimatum del Universo Ultimate de Marvel. La historia que en 2009 reordenó el mundo de aquella línea a puro desmembramiento, lluvia de tripas, sangre por todos lados e secuencias totalmente gráficas. Pero de todas maneras Apokolips War sigue quedando por encima de todo eso: no es solo grotesca por grotesca. Sino que todo se ajusta a la trama, a un final de continuidad en el que los guionistas sabían que “no había mañana” y que tenían que hacer valer ese elemento desde lo creativo. Y lo hicieron a la perfección.

Otra de las tantas cosas que tengo que reconocerle a Apokolips War es que satisface a los gustos de casi cualquier fan de DC. La Trinidad tiene un papel muy importante en cuotas muy similares, la Liga de la Justicia como compendio de héroes tiene sus momentos puntuales para brillar como asociación y ese espacio también se les da individualmente a sus miembros. Hay un fuerte foco en el Escuadrón Suicida – y, sobre todo, en Harley – en recompensa por todo lo que el grupete de antihéroes vino representando para DC en los últimos años (más en los cómics que en las películas), y la conducción de los acontecimientos a cargo de la Liga de la Justicia Oscura se nota, pero no abruma.

La elección de Constantine como protagonista del film me parece muy acertada, como también el intenso rol que se le da a Raven, personaje muy potenciado por las cintas anteriores de los Teen Titans y de la propia serie live action de DC Universe. El demonio Etrigan, a quien ya habíamos visto con una performance que superaba las expectativas en Justice League Dark (2017), se consagra en las secuencias en las que interviene en esta película. Y, si bien las interacciones de Zatanna, Swamp Thing y Black Orchid (que suma muy pocos instantes en pantalla) se cuentan con los dedos de las manos, no dejan de estar muy bien insertadas en la trama. Nada se siente forzado y no hay exageraciones a la hora de destacar a los miembros de la Justice League Dark por encima de los miembros de la Liga de la Justicia.

Como comentario extra sobre esto es que, si la vieron en idioma original, es muy reconfortante volver a encontrarse con Matt Ryan en la voz de Constantine. El vínculo que el actor fue forjando con el personaje en los últimos años, desde su serie individual, su participación en el Arrowverso (con arcos muy importantes en Legends of Tomorrow) y lo que hizo previamente para el universo animado, se nota muy sólido y le otorga mucha identidad al arrogante demonólogo británico.

Sobre los procesos de la cinta, valoro enormemente que todo fluye. No hay un momento en el que la trama se estanque o se tome un descanso demasiado pronunciado antes de volver a la acción. Creo que, por encima de todo, es completamente dinámica, y en eso influye el gran número de personajes intervinientes. Quizá el desenlace se pueda sentir un poco más apresurado de lo que se merecía la construcción del relato, pero ¡es un formato de una hora y media!… Endgame tuvo más de tres horas, dejó afuera cierres muy importantes y aun así todos la amamos. Pero… recuperando la seriedad… estaría bueno aclarar que no me parece ni malo, ni poco logrado, ni “Deus ex Machina” que sea el propio Trigon el disparador de la caída final de Darkseid. Durante todo el rato nos pasamos recibiendo indicios de su importancia, hasta que finalmente hizo lo suyo y lo hizo bien.

El desenlace absoluto con Flash corriendo para crear un nuevo Flashpoint que reinicie al Universo DC y borre este mundo diezmado tras los estragos del señor de Apokolips me generó tres percepciones, que no necesariamente están en sintonía. La primera fue de satisfacción: es uno de esos finales de ciclo, muy emotivos y que se ganan tanto sonrisas como lágrimas. La segunda: sentirlo algo previsible en la última media hora de la película y, sobre todo, porque no se había introducido otro elemento que favoreciera el reboot que sabíamos iba que iba a darse. Mientras que la tercera y última, obviamente, fue un puñado de preocupación… ¿Hasta qué punto puede DC jugar con los reinicios provocados por Barry Allen sin volverlos un cliché molesto y aburrido?…

Y, sobre esto último, es imposible tener una respuesta ahora. Creo que el andar de la próxima continuidad, que se iniciará con Superman: Man of Tomorrow a fines de año, será una buena señal para saber cuántos reinicios en las películas animadas somos capaces de resistir sin, al menos, fatigarnos un poco.

Exceptuando este último y único punto que me hace un tanto de ruido, Justice League Dark: Apokolips War es una de las películas animadas de DC que van a quedar entre las más recordadas, por sus altos estándares de calidad, trama y riesgo creativo. Después de varios años, que se marcaron casi a fuego seguir un lineamiento de historias muy reconocibles de los cómics, creo que ahora sí DC puede darse un poco más de espacio para explorar algo que no haya salido de las páginas de las historietas, mixturar historias y jugar con más contenido original. A fin de cuentas, esta cinta nos muestra que, cuando está bien hecho, algo que es disruptivo con su fuente narrativa también puede ser muy bueno.

Creo que sí es una grandiosa historia animada y un entretenimiento muy disfrutable, pero también que le faltó limar algunos bordes en ciertos elementos como para ser “la mejor película animada de DC en la historia”, como ya muchos la llaman. Siento que ese primer puesto sigue estando reservado para The Flashpoint Paradox y con una gran distancia de sus competidoras. Aun así, Apokolips War es una película de podio y que se lleva todos mis aplausos. Bien jugado, DC…

¿Te gustó esta nota?… 👇

Facebook
Twitter
YouTube
Pinterest
Instagram